Se encuentra usted aquí

Portugal quiere la 'autoría intelectual' de la vuelta al mundo de Elcano

Martes 09 de Abril, 2019
El 6 de abril de 1522, la nao Trinidad zarpó de Tidore cargada con 50 toneladas de clavo. Se acaban de cumplir 497 años. Capitana de la expedición de Magallanes, desde la Especiería hacia Panamá, la costa española más próxima por entonces conocida. La suya es una historia mal entendida e injustamente tratada.

El 10 de agosto de 1519 comenzó una de las expediciones más conocidas de todos los tiempos, la primera vuelta al mundo realizada por parte de Magallanes y Elcano.

Así reza en los documentos escritos por Antón de Pigafetta, el cronista que embarcó en la expedición que comenzaba. 237 hombres componían aquella tripulación a lo desconocido que duraría hasta el 6 de junio de 1522. Y en la que la inanición, el escorbuto, avitaminosis, sabotajes del rey portugués y otras calamidades hicieron de esta expedición una antología de horrores que finalizaría en una de las grandes hazañas del ser humano.

Muy cerca de conmemorar los 500 años de aquella expedición, nuestro país vecino, Portugal, ha resucitado una polémica que hacía mucho tiempo estaba en calma. Desean incluir el Proyecto de la Ruta de Magallanes a la UNESCO, como patrimonio de la humanidad, otorgándose de forma única aquella hazaña de circunnavegación de la tierra. Aunque olvidaba que quién pagó el viaje fue la corona española y quién acabó el viaje fue Elcano.

Si aunque esa polémica aviva las ganas de profundizar en este personaje, no olvidemos que fue él mismo quien con el tiempo y la poca sabiduría que por aquel entonces tenía su rey Manuel I de Portugal, renunció a su nacionalidad y se marchó a probar suerte con Carlos I. Y fue un día, después de pasar penurias en España, que fue llamado a capítulo y dado el nombramiento de adelantado y de Capitán General de la “Armada para el descubrimiento de la especiería”. Cosa que sentó bastante mal al Rey de Portugal pues ellos eran los que controlaban aquella mercantilería con Europa.

Y fue una mañana de agosto que las velas se arriaron y comenzó un viaje que pretendía llegar a las Islas Molucas, actual Indonesia, pero por el lado contrario por el que ya lo hizo una primera vez, por Occidente. Y no hubo pocos problemas con la tripulación, manipulada a su vez por los portugueses que no querían que aquella expedición llegara, nunca mejor dicho, a buen puerto. Pero todas y cada una de ellas fue apagada por el mismo Magallanes y con mano dura. Tan dura que hubo de parar las ejecuciones o finalmente se quedarían si tripulación para continuar con tamaña empresa.

Juan Sebastián Elcano (retratado por Zuloaga)

Una que les llevó a guerrear por Filipinas y es ahí donde Elcano, unos dicen por suerte, otros por enfermedad, toma el protagonismo que probablemente de no haber aquellas escaramuzas, hubiera tenido nunca. Pues cuando Magallanes encontró la muerte en Mactán, y otros que estaban por encima de él, no le quedó más remedio que tomar el mando de la Victoria y, por desesperación más que por conocimiento, tomó rumbo a España por aguas portuguesas completando así la primera vuelta al mundo llegando a San Lucar de Barrameda un 6 de septiembre de 1522, un año después de tomar el mando de la expedición.

Tal como dice el historiador portugués, Manuel García:

Fue una expedición española con la colaboración de marineros de nueve países al mando científico del portugués Magallanes, completada por el arrojo de Elcano

Así que si los portugueses desean hacerse con la “propiedad intelectual” de la primera vuelta al mundo, estaría bien que recordaran que Magallanes fue desposeído, por propia petición, de su nacionalidad portuguesa y que fueron comerciantes burgaleses asentados en Sevilla y la corona Española los que pagaron la gesta y que quién finalizó la expedición fue el conocido Juan Sebastián Elcano, aunque fuera por pura suerte.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario