Se encuentra usted aquí

Las huellas de El Quijote

Lunes 23 de Febrero, 2015
La segunda parte de la novela más popular y más querida por la crítica de todo el mundo, El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, está de enhorabuena: cumple sus primeros 400 años. Para conmemorar esta efeméride, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, el Gobierno de España y la Federación de Municipios y Provincias de Castilla-La Mancha han creado una Comisión que canalizará todo el programa del centenario. ¡Y vaya programa! Aquí lo tienes: http://www.qvixote2015.es/
Las administraciones públicas no han perdido ni un segundo a la hora de conmemorar el aniversario de la segunda parte de El Quijote. Así, nada más empezar el año, y tras cerrar por todo lo alto los fastos consagrados al Greco, el pasado 12 de enero se creó la Comisión Interadministrativa del Cuarto Centenario de la Segunda Parte del Quijote, organismo en el que participan distintos niveles de la administración, como el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la Junta de Castilla-La Mancha, la Fundación de Cultura y Deporte de Castilla-La Mancha y la Federación de Municipios y provincias de la región. Con sede en Toledo y presidida por el consejero de Cultura de Castilla-La Mancha, Marcial Marín, entre los objetivos de la Comisión destaca la elaboración de un programa de actividades culturales que servirán para fomentar el conocimiento de nuestra obra literaria más universal.
 
Entre las actividades previstas para el mes de marzo, sobresale una serie de conciertos bajo el epígrafe Música y Cine
 
UN PROGRAMA MUY AMBICIOSO
La presidenta de la Comunidad de Castilla La-Mancha, María Dolores de Cospedal, adelantó este programa el pasado 22 de enero en el Teatro Quijano de Ciudad Real. Y, como es lógico, la ambición del mismo ha copado todos los titulares. Entre las actividades previstas para el mes de marzo, sobresale una serie de conciertos bajo el epígrafe Música y Cine, con la interpretación de El hombre de La Mancha a cargo de distintas orquesta y coros. En abril, a su vez, podremos disfrutar en la Biblioteca de Castilla-La Mancha (Toledo) de la exposición bibliográfica Cervantes y el Quijote en la Colección Borbón-Lorenzana, o del teatro de títeres Retablo de Maese Pedro, una coproducción entre el Teatro Real y el Gran Teatro del Liceu, entre otros, basada en uno de los episodios más deliciosos de la novela cervantina. Obviamente, el día grande será el 23 de abril, que conmemora precisamente la muerte de Cervantes y en el que habrá un acto institucional con la lectura de El Quijote y otras actividades de animación a la lectura en Toledo. Con la llegada del verano, se sucederán los acontecimientos deportivos, todos con el caballero andante en el objetivo: la vuelta ciclista a Toledo, el Campeonato Juvenil de Atletismo en Ciudad Real o el de Piragüismo en Cuenca. Y así hasta final de año...
De momento, en Madrid, la Biblioteca Nacional exhibe ya la exposición Coleccionismo cervantino en la BNE, que plantea un recorrido por piezas impresas, iconográficas y musicales, muchas de ellas de la colección particular de Juan Sedó Peris-Mencheta, que la Biblioteca custodia desde 1968. Tras su paso por la capital, la muestra recalará en Castilla-La Mancha a partir del 24 de mayo.
 
HISTORIA DE UN MILAGRO
El 30 de marzo de 1615 Miguel de Cervantes obtenía la autorización para publicar la segunda parte de las andanzas de su inolvidable hidalgo, cuyas primeras peripecias habían visto la luz diez años antes. En este caso, se la dedicó al conde de Lemos, Pedro Fernández de Castro y Andrade, al igual que Los trabajos de Persiles y Sigismunda. Le admiraba de corazón, y no en vano las últimas líneas que escribió fueron una epístola para este noble.
 
Cervantes adelantó la publicación de esta segunda parte debido a que el año anterior, en Tarragona, había visto la luz una edición apócrifa, el llamado Quijote de Avellaneda
Cervantes adelantó la publicación de esta segunda parte debido a que el año anterior, en Tarragona, había visto la luz una edición apócrifa, el llamado Quijote de Avellaneda, denostado por Cervantes en boca de sus protagonistas en varios fragmentos de su obra. Desde luego, el autor alcalaíno hizo bien en anticiparse a sus primeras intenciones, ya que moriría al año siguiente, en 1616, a la edad de 69 años. La principal novedad argumental que aporta esta segunda parte es que Cervantes “mueve” a su protagonista por otras regiones españolas, como el valle del Ebro o Barcelona.
El éxito de la obra fue inmediato. Si en 1612 Thomas Shelton había traducido la primera parte al inglés, el mismo tipo presentó al público anglosajón la segunda, en una fecha tan temprana como 1620. Así sucedió también en Francia, donde César Oudin tradujo la primera parte en 1614 y François Rosset la segunda en 1618. Son estos dos idiomas los que copan el mayor número de ediciones extranjeras de El Quijote... ¡con más de 150 cada uno!
 
LEER Y RELEER
Sin duda, la mejor manera de disfrutar de este aniversario es leer o releer la novela y descubrir (o redescubrir) al Caballero de la Triste Figura. Esperemos que las páginas que siguen sean una invitación –otra más– para ello.
Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario