Se encuentra usted aquí

Desvelan los secretos de un mapa empleado por Cristóbal Colón

Viernes 15 de Marzo, 2019
Una copia de este mapamundi que se conserva en la Biblioteca Beinecke de libros raros y manuscritos de la Universidad de Yale pudo acompañar a Cristóbal Colón en su viaje al Nuevo Mundo.
Josep Guijarro
El Mapa de Martelo antes de su restauración

Un equipo de investigadores ha empleado las tecnologías más innovadoras para descifrar el mapa original creado por el cartógrafo alemán Enrique Martelo en 1491. Con el paso de los siglos, se habían borrado o convertido en ilegibles decenas de leyendas y descripciones que figuraban en latín. Ahora gracias a las imágenes multiespectrales, se ha conseguido rescatar valiosa información no sólo del mapa sino de las fuentes e influencias que recibió su creador.

El mapamundi se conserva actualmente en la Biblioteca Beinecke de libros raros y manuscritos de la Universidad de Yale. Tiene 201 x 122 cm. y se cree que cuando el almirante Cristóbal Colón partió rumbo a las indias en 1492 llevaba consigo una copia del mismo.

Refuerza esta idea la orientación de Japón pues, si bien los europeos del siglo XV conocían la existencia de la isla nipona, apenas conocían nada de su geografía. El mapa de Martelo lo orienta correctamente contrariamente a lo que hacen otras cartas de la época. ¿Un golpe de suerte?

Hernando de Colón, hijo del descubridor, escribió que su padre creía que Japón estaba orientado de norte a sur, lo que indica que probablemente utilizó el mapa de Martelo como referencia. Así, al menos, lo piensa el director del estudio, Chet Van Duzer. El especialista estadounidense cree, además, haber descubierto nuevas pistas sobre las fuentes a las que recurrió Martelo para elaborar su mapa.

En un libro que ha titulado Henricus Martellus’s World Map at Yale (c. 1491) sostiene que, cuando Colón llegó a la Hispaniola el 12 de octubre de 1492, estaba convencido de hallarse en Cipango, que es como se conocía entonces a Japón, pues se encontraba a la misma distancia que el mapa de Martelo dice que separa Europa y Japón.

Fragmento del mapa de Martelo que describe un puercoespín en una cueva cerca de la costa norte de Asia y arroja sus púas a los hombres y perros que intentan cazarlo. FOTOGRAFÍA DE LAZARUS PROJECT / POR CORTESÍA DE LA BIBLIOTECA BEINECKE, UNIVERSIDAD DE YALE

Desde que en 2014, consiguiera una beca del National Endowment for the Humanities de los Estados Unidos,  Van Duzer y sus colaboradores han realizado cientos de fotografías al mapa con una técnica denominada imagen multiespectral para desvelar los textos ocultos por el paso del tiempo y la degradación.

Las imágenes tomadas en diferentes longitudes de onda han permitido rescatar no sólo topónimos sino también descripciones 

Las imágenes en diferentes longitudes de onda han permitido rescatar no sólo topónimos sino también descripciones variopintas, como los  «monstruos similares a humanos cuyas orejas son tan grandes que pueden cubrir todo su cuerpo» sobre Asia Central.

Van Duzer refiere en su libro que no conoce ninguna otra cartografía europea medieval que tenga información tan detallada de la geografía africana como el mapamundi de Martelo. Tanto es así que cartógrafos posteriores, como su compatriota alemán Martin Waldseemüller, el primero en usar el nombre de «América» en su famoso mapa de 1507, habría copiado literalmente leyendas del mapa de Martelo.

Finalmente cabe reseñar que Martelo copió los monstruos marinos de su mapamundi de una enciclopedia publicada en 1491, lo que ha permitido la datación de la cartografía sin ningún género de dudas.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario