Se encuentra usted aquí

Los barcos de Hernán Cortés a punto de ser encontrados

Miércoles 04 de Septiembre, 2019
Basándose en un ancla y una pieza de madera que apareció en la Villa Rica de Veracruz un equipo de arqueólogos busca pecios hundidos en la zona hace 500 años

Se trata de una decena de naves que fueron hundidas en abril de 1519 a propósito por el conquistador Hernán Cortés para que sus hombres no tuvieran manera de volver a la isla de Cuba cuando se encontraban en las playas de Veracruz: “Para que le siguiesen todos, aunque no quisiesen, acordó quebrar los navíos, cosa recia y peligrosa y de gran pérdida” narró López de Gómara, cronista, sobre la decisión tomada con Cortés.

La aparición de un ancla datada entre 1450 y 1530 fue la espita que hizo que un equipo internacional dirigido por Roberto Junco, subdirector de arqueología subacuática del INAH mexicano, se lanzara a la búsqueda de los pecios hundidos: “Desde un principio nos pareció un ancla temprana ya que es larga la caña y no muy gruesa” continúa Junco. “Tipificar anclas es muy difícil pero sí pudimos establecer que es anterior al siglo XVIII desde un inicio. Es un ancla típica de hierro forjado, que está muy bien conservada pues aguarda su argeneo y las uñas de los brazos se ven en buen estado, pero lo sorprendente es que estaba el cepo de madera (del que se ha podido averiguar que es de roble cántabro). Con lo cual se pudo analizar en busca de la datación más exacta”.

Encontrar estos barcos permitiría comprender un momento fundamental para la historia de América y el mundo entero.

Se podría entender mejor a todos los hombres que llegaron a esos parajes, su tecnología, lo que les inspiró.

Pero aunque siempre un hallazgo como este ha de tomarse con mucho cuidado, lo que está claro es que la zona en la que se han encontrado estos restos siempre ha sido de gran actividad marina y podría ser de cualquier otra nave como asegura el historiador mexicano Antonio García de León. No niega que pudiera estar vinculada a Cortés, pero tampoco que lo estuviera dado lo anteriormente comentado: “Es un ancla hecha en España en el siglo XV, que fue hallada enterrada en la arena y es posible que sean fragmentos de estos barcos”.

La expedición arqueología llevada a cabo por el equipo de Junco tiene claro donde han de ir a buscar esas naves, pues ya en 2018 encontraron entre 60 y 70 anomalías magnéticas a las que ahora van a aplicar mayor definición de dos magnetómetros de última generación que irán en paralelo para así tener mucha más cobertura, así como un tercero que medirá el magnetismo del área de trabajo y definirá mucho mejor el trabajo en general.

Junco lo que si que tiene totalmente claro es que los barcos se encuentran bajo el sedimento, sobre unos 10 a 15 metros de profundidad y como poco, un par por debajo del mismo favoreciendo así su preservación. “Los elementos arqueológicos se preservan muy bien bajo el agua, mucho mejor que en tierra, dadas algunas condiciones de luminosidad, salinidad y, por supuesto, corrientes y la intervención humana, pero en general, permanecen en muy buen estado bajo el agua” indica el director de la expedición.

Encontrar estos barcos sería un hito increíble aunque no fueron los primeros que navegaron por las costas mexicanas. Ya Francisco de Córdoba lo hizo en 1516 en la actual Isla Mujeres y Juan de Grijalva en 1518 que tocó Cozumel, Yucatán, Campeche y el actual Tabasco. Sin contar a Gerónimo de Aguilar y Gonzalo Guerrero que naufragaron en 1511 en Yucatán.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario