Se encuentra usted aquí

Los almohades

Viernes 05 de Febrero, 2016
Pese a que los almohades llegaron con la intención de modificar completamente el estilo de vida andalusí, calificado por ellos como licencioso, las tradiciones y costumbres de los habitantes de la península estaban, tan arraigados, que la vida cotidiana siguió con su ritmo habitual, aunque, ciertamente, con algunos cambios. Por: Janire Rámila
Almohades
Uno de los ámbitos en los que quiso triunfar la nueva moral fue en el del vestido. Sorprendidos por la riqueza de algunos trajes, los almohades propugnaron eliminar todo elemento decorativo y prohibir tejidos como la seda. Para dar ejemplo, el califa eliminó de su vestuario los trajes de seda y los bordados de oro, pero la medida no surtió efecto, ya que pudo comprobarse que ningún taller de seda bajó su producción y mucho menos que se viera abocado al cierre por falta de clientes.
Respecto al velo islámico, las mujeres seguían usándolo con mucha flexibilidad, al no formularse ninguna ley que obligara a llevarlo. Entre los colores para los vestidos, continuaron predominando el blanco, el verde y el rojo. El dorado y el plateado se reservaban para los bordados y el blanco o el azul oscuro para las épocas de luto y los funerales.
Tampoco el baile logró prohibirse y uno de los que más gustaba presenciar era el protagonizado exclusivamente por mujeres, a veces en número de 500. La danza representaba la simulación de un combate y durante su desarrollo las danzarinas se movían armadas con lanzas y ensilladas en unas figuras de caballos de madera que se cosían a sus vestidos.
 
Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario