Se encuentra usted aquí

Terrorismo: Cuando Francia no hacía caso a España

Lunes 05 de Septiembre, 2016

¿QUIÉN IBA A DECIR hace 40 o 50 años que Francia iba a padecer en su suelo un fenómeno terrorista tan grave, que llevara al nunca visto enfrentamiento político entre su gobierno y la oposición? El peso de su democracia les hizo creer que estaban vacunados y no debían ser solidarios con los demás países.

En los años 60 y primera mitad de los 70, la creación de un grupo terrorista en España llamado ETA provocó simpatías en el país vecino, compartidas por muchos demócratas españoles, que veían a la banda como una resistencia valiente a la dictadura de Franco. Podría hablar de muertos inocentes y demás, pero esa perspectiva parece comprensible. Lo que no se entiende, y el paso de los años lo deja aún más claro, es que tras la llegada de la democracia con elecciones libres en las que podían participar todos los partidos políticos, al margen de su ideología, los gobiernos franceses no variaran un ápice su política respecto a los miembros de ETA. El sur del país galo era el reducto desde donde los terroristas partían para cometer atentados en cualquier ciudad española y a donde volvían para evitar ser detenidos.

La policía francesa conocía los bares donde se reunían, las casas donde vivían y hasta los pisos donde planeaban los atentados. No era su guerra y pasaban de ayudarnos. Por desgracia, al Gobierno socialista de Felipe González se le tuvo que ocurrir la pésima idea de crear los GAL para atentar contra los etarras en suelo francés, cometer atrocidades que una democracia nunca debería albergar en su seno, para que los galos se dieran cuenta de que no podían ceder su suelo gratuitamente para que un país amigo, socio en la Unión Europea y la OTAN, sufriera atentados.

Por suerte de la historia se aprende. Ahora España es uno de los países que más está colaborando para que Francia arranque de su tierra el terrorismo yihadista. Como debe ser, como siempre debería haber sido.

FERNANDO RUEDA, uno de los periodistas de investigación más respetados del país, es una de las voces más importantes del programa La rosa de los vientos de Onda Cero. Autor de más de una decena de libros, el último de sus trabajos es El Dosier del Rey (Roca).

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario