Se encuentra usted aquí

La semana que Cerro Belmonte, Madrid, fue independiente

Lunes 30 de Septiembre, 2019
Protestaban por la expropiación de sus casas en 1990, cortaron las calles, crearon una moneda, tuvieron un himno, bandera y hasta constitución.
La semana que Cerro Belmonte, Madrid, fue independiente

Por aquellos años Cerro Belmonte se encontraba limitado por la calle Villaamil, por Peña Chica y por la autopista de Sinesio Delgado haciendo que aquellas casas bajas parecieran más un pueblo que una zona de la capital. Allí habitaban 125 familias que construyeron sus casas de manera ilegal, pero al acercarse el boom del ladrillo, el ayuntamiento de Madrid quiso expropiar aquellas casas para poder especular con los terrenos.

Les ofrecieron un precio irrisorio por el metro cuadrado de sus terrenos y realojo lejos de su hogar. Pero en esos días España mantenía un conflicto diplomático con Cuba y los vecinos del lugar aprovecharon el momento para mandar una nota a la embajada del país caribeño pidiendo asilo político por la situación injusta en la que estaban siendo tratados. Curiosamente Castro supo de aquella situación y lógicamente vio en aquel suceso la posibilidad de enaltecer su dictadura para ayudar a los más necesitados.

Fidel Castro regaló billetes de avión a 25 personas para que viajaran a Cuba

Regaló billetes de avión para que viajaran a Cuba durante diez días con todos los gastos pagados a unas 25 personas que, además, fueron recibidas por Fidel Castro en persona. Fue algo que alentó en sobremanera a los vecinos de Cerro Belmonte negándose siquiera a dialogar con las autoridades después de varios desencuentros.

Fue en aquel momento en el que se decidió dar un paso más y se anunció la celebración de un referéndum en el que querían separarse oficialmente de España para así no tener que dar sus casas al ayuntamiento. Las urnas eran de cartón, las papeletas hechas a mano. Se celebró un día 5 de septiembre y votaron 214 vecinos siendo un abrumador “sí” a la independencia con 212 a favor y 2 en contra: “Bienvenidos al Reino Cerro Belmonte, Principado de Villaamil y Condado de Peña Chica”. Ya teníamos un nuevo reino en la península.

Lógicamente todos los estados tienen su propia constitución y este no iba a ser menos, así que con ella redactada se pusieron manos a la obra con el himno, cerraron fronteras con vallas de obra y su bandera comenzó a ondear (roja, blanca y roja horizontales con un triángulo blanco en un lado). Cortaron la circulación, montaron tiendas de campaña para que niños y ancianos hicieran guardia, crearon su propia moneda el “belmonteño”… Y todo esto duró una semana completa, justo el tiempo en el que el ayuntamiento de Madrid decidiera anular y frenar las expropiaciones del Cerro Belmonte para que así sus vecinos regresaran a ser parte de la capital Madrileña, así como de España.

Y pasó, regresaron y todos tan contentos.     

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario