Se encuentra usted aquí

Sale a la luz un campo de concentración inglés

Jueves 18 de Julio, 2019
Un grupo de estudiantes de arqueología ha desenterrado en Yorkshire (Inglaterra) los restos del que fuera el mayor campo de concentración levantado en Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial.

Es ya conocido por todos aquella frase que dice que “la historia la escriben los vencedores”. Y en este caso es más que real, pues cuando la Segunda Guerra Mundial finalizó, los ganadores de la contienda fueron descritos como salvadores que sólo defendieron la libertad del mundo contra unos bárbaros que querían destrozar lo que tantos años había costado conseguir. Conocemos los campos de concentración nazis, las barbaries cometidas pero ¿alguien podría decir si los aliados eran tan buenos?

Pues ni tan buenos, ni tan inteligentes como para enterrar para siempre lo que un grupo de estudiantes de arqueología han encontrado en Yorkshire; un campo de prisioneros de guerra, el mayor levantado por Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial. Se trataría de una prisión que llegó a tener entre sus “paredes” a casi 11.000 cautivos ucranianos, italianos y alemanes que según Churchill eran los más peligrosos.

El campo fue diseñado durante la I Guerra Mundial y tras la segunda contienda se intentó hacer desaparecer

El pueblo donde se encontraría ese centro de internamiento estaría ubicado cerca de Sheffield y su nombre era Moor Lodge, y aunque se ha intentado hacer desaparecer de la historia, estos estudiantes no sólo desean desenterrarlo por completo, sino que además quieren reunir toda la documentación que pueda haber sobre él. Han averiguando cosas tales como que fue diseñado en la Primera Guerra Mundial  y que los internos, como era de esperar, sufrieron todo tipo de privaciones. El nombre que tuvo al construirse fue “Prisioner of War Camp 17” y entre algunos de sus prisioneros estuvo el almirante y capitán de submarinos Karl Dönitz, que fingiendo tener una enfermedad mental pudo escapar de aquel campo para convertirse en uno de los principales estandartes Adolf Hitler, quien le nombró comandante en jefe de la marina.

Situado en un bosque, la maleza que ha crecido a su alrededor ha conseguido esconder estos vestigios preservándolos. Lo que ahora quieren los estudiantes de arqueología es poder restaurar el emplazamiento y el bosque circundante para que se pueda estudiar y en un futuro quizás visitar: “Fue una gran revelación, no me di cuenta de que el campamento de Lodge Moor existía. El bosque lo esconde bien. Oculta los secretos de toso los miles de hombres que fueron alojados allí hace unas décadas” ha explicado la estudiante Georgina Goodison.

El Reino Unido albergó 1.500 campos de prisioneros como Moor Lodge

Y aunque parezca que es el único campamento de este tipo, hubo cerca de 1.500 campos de prisioneros como Moor Lodge que se llenaron de reos italianos que eran obligados a trabajar en los campos cercanos a estos lugares. Sin embargo, la calidad de vida en estos sitios se deterioró de manera rápida cuando comenzaron a llegar los prisioneros alemanes. En ese momento los presos pasaban todo el día en la intemperie con frío, lluvia y lodo, además de tener que dormir hacinados en tiendas de campañas o pequeños cuarteles.

Con la investigación, se llegó a tener documentos en los que el Comité Internacional de la Cruz Roja describe este campo de trabajo como “inhabitable” e “insuficiente” ya que muchos reos vivían en chozas y otros en tiendas de campaña llegándose a hacinar 70 personas en lugares sólo para 30.

Un fascinante pedazo de historia que sonrojó a los ganadores de la guerra y que, a pesar de intentar esconderlo, al final la verdad siempre sale a la luz. 

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario