Se encuentra usted aquí

Nazismo… a la carta

Martes 23 de Febrero, 2016
Horcher, nazis

El paraíso nazi en que Madrid se había convertido incluía algunos restaurantes de clara filiación ideológica. Horcher, un emblema de la cocina berlinesa que se convirtió en cenáculo de los dirigentes alemanes, abrió frente al parque del Retiro otro local después de que los bombardeos sobre Berlín amenazaran su supervivencia. El restaurante Horcher de Madrid fue fiel a la misma vocación: el lujo gastronómico al servicio de paladares de bolsillo solvente y sintonía ideológica. Aún sigue siendo un lugar privilegiado por la buena comida, los altos precios y la clientela escogida.

Descubre el mapa de los nazis en Madrid

Algo parecido sucedió con el restaurante Edelweiss, situado en la calle Jovellanos, frente al Congreso de los Diputados. Aunque sus inicios no estaban ligados al nazismo, las circunstancias lo convirtieron en centro de reunión de funcionarios y agentes alemanes.

Algunos bares próximos a la Cibeles como el Café Lyon o la cafetería Correos, en el inicio de la calla Alcalá, servían como lugar habitual de cita para espías y agentes de la Gestapo. En el primero de ellos, por ejemplo, estableció sus primeros contactos con la Embajada alemana Juan Pujol García, alias Garbo, quien sería un agente doble decisivo para el éxito del desembarco de Normandía en 1944.

Ni siquiera el turismo, incluso en tiempo de guerra, estaba ausente de las inquietudes alemanas. En el número 42 de la calle Alcalá permaneció abierta al público durante toda la guerra la Oficina de Turismo, que servía también como delegación de la compañía de ferrocarriles. El servicio aéreo de Lufthansa tenía su propia sede en la calle Antonio Maura, 6.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario