Se encuentra usted aquí

Madrid: 4.170.970 muertos

Lunes 14 de Marzo, 2016

El afán de destrucción del ser humano no conoce límites. Los días 6 y 9 de agosto de 1945 los Estados Unidos hicieron explotar sendas bombas atómicas sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, en Japón. Todos sabemos las consecuencias. Fue la mayor destrucción jamás conocida.
Pero el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra y, en el contexto de la Guerra Fría, los gobiernos siguieron explorando las macabras opciones de la energía nuclear. La Unión Soviética hizo detonar la llamada Bomba del Zar, una bomba de hidrógeno o bomba H, de 50 megatones, 3.000 veces más potente que la de Hiroshima. Su principio se basa en la fusión de los átomos que componen el hidrógeno, mientras que la bomba atómica lo hace en la fisión de núcleos de uranio o plutonio, lo que limita la energía liberada a unos 500 kilotones (1 megatón = 1.000 kilotones). La bomba de fusión (H) incluye, eso sí, una pequeña bomba de fisión (atómica).
Si trasladamos a Madrid lo que ya existe, descubrimos que el hongo llegaría hasta Guadalajara y habría millones de muertos. Sería terrible. Y los ejércitos tienen miles de bombas atómicas capaces de semejante locura
Pues bien, hace unas semanas Corea del Norte anunció que había detonado una bomba H, y nosotros nos preguntamos, ¿qué pasaría si algo así explotara en España? Utilizando el ejemplo de Madrid, y considerando que la energía liberada alcanzara los 10 megatones –equivalente a la potencia de la primera bomba H de la historia, que Estados Unidos ensayó en 1952–, la superficie afectada rebasaría los 2.500 km cuadrados, es decir que a partir de la capital llegaría a un radio de unos 30 kilómetros a la redonda. Pero hoy por hoy, todo es más destructivo. El ser humano puede acabar con el planeta si hace estallar lo que tiene en sus hangares. Si trasladamos a Madrid lo que ya existe, descubrimos que el hongo llegaría hasta Guadalajara y habría millones de muertos. Sería terrible. Y los ejércitos tienen miles de bombas atómicas capaces de semejante locura. Si se utilizan algún día, eso sí será el fin de la historia. Todo se acabará y no podremos escribir sobre eso porque ya no existiremos.
Aquí os mostramos una proyección de este desastre, que provocaría alrededor de 4 millones de muertes solo en Madrid, según la página Nukemap (http://nuclearsecrecy.com/nukemap).
Junto a Estados Unidos y Rusia, otros países como Reino Unido, Francia, China, India, Pakistán y, probablemente, Israel poseen bombas nucleares. Si a nosotros no nos cuesta comprender las catastróficas consecuencias de su uso, ¿cuándo los estados procederán a un completo desarme que esquive para siempre la amenaza de la aniquilación de nuestra especie?
Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario