Se encuentra usted aquí

El cumpleaños de Internet

Martes 29 de Octubre, 2019
Hace 50 años que la red Arpanet, puso la primera piedra en la revolución digital al conectarse dos equipos informáticos a distancia.

Sucedió el 29 de octubre de 1969. De la mano del profesor Leonerd Kleindrock, ingeniero en la Universidad de UCLA (California), y casualmente, tres meses después de aquel famoso “pequeño paso para el hombre” que lanzó al espacio Neil Amstrong, el mundo cambió para siempre. No hubo tanto movimiento mediático, pero desde aquel día, la revolución digital comenzó a caminar a pasos agigantados.

El profesor Kleindrock se encontraba en su despacho de la universidad y allí tenía en un papel manuscrito, la teoría de todo lo que más tarde revolucionaría el mundo. Se trataba de un proyecto de corte militar que a la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de los EEUU, le interesó de tal manera como nueva red de comunicación, que la financió. No hay que olvidar que se encontraban en plena guerra fría con la antigua Unión Soviética, y todo lo que pudiera ser ir un paso por delante, contaba.

Así que, retomando la historia, Kleindrock envió un mensaje a su compañero Charley Kline para poner en práctica todo lo que había escrito en aquel papel. Lo que proponían era fragmentar los mensajes y usar todos los canales posibles, para enviar paquetes de datos desembocando en una fórmula eficiente para ordenar el tráfico de información en Internet.

Dos ordenadores separados por 500Km de distancia lograron conectarse en lo que sería el embrión de Internet

En ese momento fue cuando lo que se llamó “primer tramo” de lo que fue el embrión de Internet, funcionó por primera vez: dos ordenadores separados por 500 kilómetros de distancia, aunque aún quedarían muchos años hasta la creación de la “Red de Redes”. Uno de aquellos ordenadores estaba en la Universidad de California y el otro en el Stranford Research Institute.

Su conexión sólo admitía 50 Kilobytes por segundo, una tortuga si lo comparamos con las velocidades actuales y pretendían enviar la palabra “login”. Si bien a la primera vez no funcionó como pensaron, puesto sólo recibieron dos de las cinco letras, la “l” y la “o”, fue el principio de la revolución en las comunicaciones y las redes. Y sí, si el gobierno estadounidense no hubiera dado todo su apoyo, en dólares, a este proyecto, es muy probable que todo esto que estamos contando y vosotros leyendo, nunca se hubiera podido dar. Ya que cada uno de los nodos que solamente podían transferir 16 KB, costaba una media de 49.000 dólares de aquella época.

Hoy, gracias a ello, nos podemos comunicar en un mundo lleno de posibilidades. Eso sí, escondidos detrás de la pantalla de un ordenador.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario