Se encuentra usted aquí

Canarias pudo ser atacada en 1941 por ayudar a los nazis

Viernes 15 de Noviembre, 2019
Los servicios secretos británicos, cansados de que los nazis abastecieran sus submarinos en Gran Canaria durante la II Guerra Mundial, estuvieron a punto de sabotear el puerto de La Luz en 1941.

Siete marineros polacos se enrolaron en julio de 1941 a bordo del mercante Empire Simba. Su rumbo, Freetonw, la capital de Sierra Leona, que por entonces era aún británica. Estos marinos, en realidad, eran agentes del SOE (el Mando británico de Operaciones Especiales) que habían sido instruidos en el manejo de explosivos de última generación y cuya misión era hundir varios barcos, entre ellos uno cuyo nombre en clave era “Culebra”.

Con la excusa de hacer escala en Las Palmas de Gran Canaria, aprovecharán para colocar unos nuevos explosivos, bombas lapa, en varios cargueros alemanes, italianos y un danés para después marcharse lo antes posible a Inglaterra sin ser descubiertos.  

Con la complicidad del gobierno franquista, los nazis abastecían a sus submarinos en Canarias. 

El “Culebra”, es en realidad un barco que abastece de combustible, víveres y muchas más cosas a los U-Boote (la temible flota submarina alemana). Todo ello con la complicidad de los altos mandos del régimen franquista, el Corrientes, que es así como se llama, se había convertido en una gasolinera flotante para abastecer a los nazis.

Y aunque todo esto se parezca más al argumento de una película de acción, se trata de una operación totalmente real, cuyo nombre en clave era: Warden. La investigación ha sido realizada por Marta García-Cabrera de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, para la revista “Inteligence and National Security” a través de expedientes de los archivos nacionales del Reino Unido.

Esta operación se desarrolla por el miedo que el Reino Unido tiene a que España entre en el conflicto bélico y les sea arrebatado Gibraltar, con lo que ello implicaría a nivel naval para las islas y que la balanza se decantara más hacia el lado alemán.   

Gran Canaria fue centro de una planificación de sabotaje diseñada desde Londres,

Warden se consideró “una de mayores y más espectaculares operaciones de sabotaje jamás perpetradas”, según la definieron los propios responsables en los documentos. Pero a pesar de que nunca se llevó a cabo, una de las opciones que sí se replanteó fue que si se llegaba a perder Gibraltar invadirían Gran Canaria, para usarla como base en el Atlántico.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario