Se encuentra usted aquí

La sequía aflora un conjunto megalítico en Cáceres

Viernes 23 de Agosto, 2019
La inusitada bajada del embalse de Valdecañas ha dejado al descubierto el monumento megalítico que casi nunca se ha dejado ver.
La sequía aflora un conjunto megalítico en Cáceres

Todos, sino casi todos las personas que viven en Peraleda de la Mata (Cáceres) conocían la historia que hablaba de unas piedras antiguas que estaban cerca del río Tajo, más o menos a unos cinco kilómetros del pueblo. Se enraizó de tal manera en el ideario popular del pueblo que fue bautizado como el tesoro de Guadalperal, pero nadie se atrevió a estudiar qué eran esos preduscos verticales. Fue entre 1925 y 1927 que un alemán llamado Hugo Obermaier, prehistoriador y geólogo, se encargó de estudiar este singular yacimiento: descubrió que se trataba de un monumento megalítico con una antigüedad de 4000 años.

Con el tiempo aquel “tesoro de Guadalperal” volvió a caer en el olvido hasta que se construyó el embalse de Valdecañas en 1963 y quedó sumergido bajo las aguas.

Agua que dada la sequía que está asolando la península se está convirtiendo en aliado de los investigadores y arqueólogos dejando sitios hundidos de nuevo a la vista; iglesias, templos y como ha pasado esta vez en Cáceres, un conjunto megalítico de gran importancia.

El mencionado embalse de Valdecañas no tiene agua dado al desembalse de agua que se ha realizado a Portugal, dejando de nuevo a la vista de todos el conjunto megalítico de Guadalperal.

Los científicos estudian trasladar el conjunto megalítico a otro lugar para impedir su deterioro

El monumento megalítico data de entre III milenio y el II milenio antes de Cristo, y aunque no ha sido la primera vez que se ha dejado vez, sí que en esta ocasión tienen miedo de que el monumento funerario siga deteriorándose bajo el agua y piden que se traslade a otro lugar: “La piedra aún está bien, pero el granito está más poroso, hay grietas... Pero lo más importante es que había un menhir esculpido con una serpiente, y se nota ya muy erosionado, no aguanta más tiempo sumergido” declara a los medios el presidente de Raíces de Peraleda Ángel Castaño, que es una asociación cultural que no desea que de nuevo ahoguen los restos. “Se trata del un dolmen megalítico de gran valor que ahora, por primera vez, y quién sabe si por última vez, es accesible por completo y nuestra asociación quiere lanzar la voz de alarma a las autoridades competentes para que aprovechando la ocasión, lo rescaten de las aguas, pues aún está bien conservado pero ya muestra signos muy claros de deterioro y puede que la próxima vez que las condiciones permitieran un rescate fuese ya demasiado tarde” continúa alegando Castaño.

El conjunto tiene una cámara en óvalo de 5 metros de diámetro y un pasillo de acceso que en su momento tuvo 21 metros de largo, justo al final de este camino se encuentra el menhir del que hablábamos y que en su momento descubrió Obermaier. “Todo el mundo de la zona sabía que había unas piedras ahí, pero no que valieran algo” comenta Castaño “...Lo que encontró (Obermaier), se lo llevó a Alemania. Están en un museo de Munich”.

Dada la preocupación de toda la población, y como ya ocurriera con los restos de Agustóbriga en Talavera la Vieja, cuyos restos de templos romanos fueron trasladados, la Junta de Extremadura ya se ha puesto en contacto con la asociación que lo único que pide es el traslado a una zona más segura. “A este paso tendremos que lamentar que no se llevaran las piedras también, al menos se habrían conservado” finaliza Castaño lamentándose por la posibilidad de que vuelva a inundar la zona sin conservar este conjunto megalítico de gran importancia.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario