Se encuentra usted aquí

Un naufragio de 2.500 años demuestra que Heródoto no mentía

Viernes 03 de Mayo, 2019
Durante siglos, los historiadores habían debatido sobre qué embarcaciones empleaban los egipcios para comerciar. El hallazgo de un naufragio en Thonis-Heracleion demuestra que la descripción de Heródoto era muy precisa y que los egipcios poseían diseños navales únicos.
Josep Guijarro
Un arqueólogo investiga el barco de carga egipcio hundido en Heraclion

En 1992, el  Institut Européen d'Archéologie Sous-Marine (IEASM), en colaboración con el Consejo Supremo Egipcio de Antigüedades, comenzó un proyecto de investigación con el objetivo de determinar la ubicación y antigua topografía de las zonas actualmente sumergidas del puerto oriental de Alejandría y de la bahía de Aboukir. El descubrimiento del  Portus Magnus supuso nuevas campañas de excavación arqueológica que cada año ponen de relieve hallazgos de gran importancia.

El último ha consistido en la localización de un pecio de 2.500 años de antigüedad que se corresponde a un registro realizado por el historiador griego Heródoto.

La falta de evidencia arqueológica había puesto en entredicho este tipo de embarcaciones de transporte. En 2013, sin embargo, los científicos empezaron a encontrar similitudes entre la embarcación descrita por Heródoto y un naufragio cerca de la ciudad sumergida de Thonis Heraclion, en Egipto, el llamado ‘Barco 17’.

Detalle del casco del Barco 17

El descubrimiento fue realizado por el prestigioso arqueólogo submarino Franck Goddio del IEASM en colaboración con la Escuela de Arqueología de Oxford. Goddio había rescatado del fondo marino numerosas piezas del Portus Magnus de Alejandría y las ciudades de Thonis-Heracleion y Canopus en la bahía de Aboukir. Sostiene que estos enclaves se vieron afectados por fenómenos geológicos y cataclísmicos en diferentes períodos de la Historia.

El pecio descubierto en Thonis-Heracleion data del 450 a. C. y se conserva de forma asombrosa

Ahora los científicos han dado con esta embarcación de  28 metros de eslora que posee un tipo de construcción no documentada previamente. Incluye gruesas tablas ensambladas con espigas, tal y como Heródoto anotó en su Historiae cuando descubrió un barco inusual, ligeramente más pequeño, en el año 450 a. C.

En el siglo V, el historiador griego describe que los barcos “tienen costillas internas largas.” Nadie supo realmente lo que eso significaba hasta este descubrimiento.

Un tratamiento artístico del casco del pecio descrito por Heródoto

«Lo que Heródoto describió fue lo que estábamos viendo«, señaló Damian Robinson, director del centro de arqueología marítima de la universidad británica. Además, agregó que el pecio está «fabulosamente conservado» 

Fue probablemente  un barco para comerciar que navegó en viajes de larga distancia y que, seguramente, desempeñó un papel importante en la economía del antiguo Egipto. La embarcación era dirigida por un timón y un remo de dirección, lo que debió requerir una gran habilidad. Tenía, además, un solo mástil de gran tamaño.

Heródoto quedó impresionado por la forma en que la se construía el barco y por ello lo registró, del mismo modo le asombró los tipos peculiares de madera que usaban para construir los barcos, lo que resultaba para Herédoto completamente desconocido.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario