Se encuentra usted aquí

Una mirada ornitológica a las Pistas de Nazca

Jueves 20 de Junio, 2019
Un estudio de ornitólogos japoneses a los geoglífos de Nazca pone de manifiesto nuevos interrogantes acerca del porpósito de estas misteriosas líneas del sur del Perú

Hoy ha salido a la luz en la revista “Journal of Archaeological Science: reports” un estudio sobre los monumentales geoglifos de las Líneas de Nazca. Estas líneas están en las desérticas llanuras del sur de Perú y tienen una antigüedad de unos 2.000 años. Pues este estudio ha desvelado que las aves que están diseñadas en sus suelos son demasiado exóticas para ser de la región y lo que pretenden con este trabajo es comprender por qué se eligieron esos motivos, y sobre todo, qué es lo que deseaban comunicar con ello.

Ubicadas a unos 400 kilómetros al sur de Lima, las famosas líneas de Nazca y Palpa forman parte del Patrimonio Mundial cubriendo una superficie de unos 450 kilómetros cuadrados. Se tienen datos que dicen que aquellas figuras fueran trazadas en el arenoso suelo entre 400 y 1.000 años antes de Cristo por preincas. Como bien es sabido, dentro de aquellos diseños se pueden encontrar figuras geométricas, animales, plantas y líneas geométricas.

El estudio, realizado por Masaki Eda, del Museo de la universidad de Hokkaido; Masato Sakai, de la Universidad de Yamaga y Takeshi Yamasaki, del Instituto de Ornitología de Yamashina, ha partido  desde el punto de vista ornitológico, tomando las líneas que formaban las figuras de aves como principales estandartes para estudiar en profundidad lo que en realidad querían o podían decir aquellas líneas. “Hasta ahora, las aves en estos dibujos han sido identificadas en base a impresiones generales o unos pocos rasgos morfológicos presentes en cada figura. Observamos de cerca las formas y tamaños relativos de los picos, cabezas, cuellos, cuerpos, alas, patas y colas de las aves. Y los comparamos con los de las aves modernas de la zona” contó Eda.

Muchas de los geoglífos, incluidos algunos pájaros, fueron localizados por Maria Reiche

Lo que ha sucedido a propósito de este fantástico y curioso estudio, es que muchas de las figuras que ya estaban dentro de nuestra historia más reciente gracias a las investigaciones de Maria Reiche, van a tener que cambiar de nombre, o por lo menos, ser vistas de otra manera.

Pongamos varios ejemplos sobre las nuevas denominaciones de estas aves: uno de los más conocidos es el “colibrí” que al parecer ahora han podido averiguar que es un ermitaño. Se han identificado como pelícanos, un pájaro guano y otro no identificado. Algunos otros se creían que eran cóndores o flamencos, no pueden validarse ya que lo que si tienen claro es que son pájaros inconsistentes con las aves modernas del Perú como para justificar nueva clasificación.

Lo que sí queda claro es que todas las aves que han sido identificadas son del país inca, pero se encuentran en otros lugares que no tienen nada que ver con los dos sitios  donde están dibujadas. Los pelícanos, por ejemplo, viven en la costa. Los ermitaños se encuentran en los bosques de las laderas orientales de las montañas de los Andes.

Lo que los investigadores sí que tiene claro es que los diseñadores de las imágenes de Nazca dibujaron lo que en algún momento de su vida vieron. Pelícanos mientras estaban de prospecciones en la costa y así sucesivamente, dibujando aves exóticas y no locales, dando a entender que querían dejar constancia de lo que una vez vieron. Este estudio tiene claro que comparaciones adicionales con aves dibujadas en cerámica en la misma época y con restos de otras excavadas en las ruinas que podrían ayudar a identificar más geoglifos.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario