Se encuentra usted aquí

Huesca es la cuna del arte rupestre esquemático

Martes 26 de Marzo, 2019
Los hallazgos en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido obligan a replantear un profundo punto de vista que la arqueología se tenía de la prehistoria en las áreas de la alta montaña.
Josep Guijarro

En las  IV Jornadas de Arqueología de Sobrarbe: Prehistoria y Arqueología del Territorio, se han dado a conocer nuevas pinturas rupestres halladas en Fanlo. Según los arqueólogos coordinadores del proyecto, estas “son las más altas de la Península Ibérica y probablemente las más altas de toda Europa". 

Las pinturas fueron encontradas en la cueva Lucía y en la "mallata" de Puértolas. "El estilo de las pinturas es esquemático, ya que la provincia de Huesca es la cuna de este arte", contó a los medios Javier Rey arqueólogo del Gobierno de Aragón. Aseguran, el equipo de arqueólogos, que estas pinturas fueron realizadas hace más de 7000 años encontrándose a 2.200 metros de altitud, estando al pie de Monte Perdido y cerca del refugio Góriz.

Rey aseguró que este tipo de representaciones son típicas del neolítico ya que intentan transmitir una idea o imagen de forma abstracta. Encontrando entre las imágenes datos que dejaban claro que “ya había domesticación de animales” en aquellos tiempos en el Valle de Góriz “así como prácticas de caza”.

Por su lado Ermengol Gassiot comentó que en la zona del Valle hay “más de 40 sitios arqueológicos” y que estos trabajos lo que están haciendo es sacar a la luz un patrimonio que se sabía que existía pero que aún estaba desconocido. Pero que entre ellos, prehistoria, medievo, época moderna y contemporánea, lo que más ha llamado la atención son los “elementos megalíticos, alguno de los cuales están situados a 2.300 metros de altura”. Todo un acontecimiento.

En estas jornadas, además, se presentaran novedades tales como el descubrimiento del cultivo de cereal de trigo fechado hace más de 7.300 años, haciéndolo así uno de los más antiguos. "Esto nos ha llevado a cambiar la perspectiva, ya que la zona no fue solamente pastoril, sino agrícola", matizó Gassiot.

También se presentarán varios "hallazgos funerarios", que según adelantó "son muy importantes por sus características".

Por su parte, Ignacio Clemente señaló que otros de los temas del evento serán la pesca, la fauna o unos esqueletos de bebés que se han encontrado en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

En estas jornadas lo que se pretende es recoger los avances recientes en la arqueología del Pirineo central, un área que alberga diversos proyectos de investigación activos que durante la última están proporcionando una gran cantidad de datos científicos.

Gracias a estas nuevas informaciones se está promoviendo un replanteo profundo de la imagen que desde la arqueología se tenía de la prehistoria en las áreas de la alta montaña. Uno de los aspectos en los que este cambio es más revolucionario es en la percepción del rol que tuvieron las zonas altas durante los primeros siglos del Neolítico, hace entre 7500 y 7000 años.

En la actualidad la idea de que estos espacios habían quedado al margen de este importante proceso de cambio en las poblaciones prehistóricas ha quedado refutada por las nuevas evidencias. Por el contrario, excavaciones de yacimientos como Coro Trasito (en Sobrarbe) muestran como en estas zonas se llevó a cabo una agricultura cerealícola y una ganadería diversificada ya en los primeros siglos del Neolítico.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario