Se encuentra usted aquí

Granada también fue romana

Miércoles 12 de Junio, 2019
Si pensábamos que Granada no podía darnos más sorpresas de las que nos ha estado regalando durante años, estábamos equivocados. Arqueólogos sacan a la luz un sarcófago de plomo de época romana.

El pasado 4 de junio un equipo de Gespad Al-Andalus Arqueología encontró “algo” que les llamó verdaderamente la atención. Mientras estaban realizando unos trabajos arqueológicos en al antiguo edificio de la Caja General de Ahorros y Monte de Piedad de Granada, bajos del Villamena, a dos metros comenzaron a vislumbrar algo que suscitó el interés de todo el equipo.

Continuaron sus trabajos de excavación, hasta descubrir de lo que se trataba: un sarcófago romano de plomo de unos dos metros de largo con uno de los extremos más ancho que el otro y de unos quinientos a setecientos kilos de peso. Se encontraba sellado y observando el trabajo en él, pudieron datarlo entre el siglo II y IV después de Cristo. Una verdadera sorpresa ya que pensaban que estaban realizando trabajos en los que encontrarían restos de asentamientos musulmanes, pero para nada romanos.

El hallazgo en sí es especial, pues si bien es evidente que Granada es más mora que romana, la etapa en la que los romanos estuvieron en la que llamaron Florentia Iliberritana o Iliberri, perduró casi tanto tiempo como al etapa islámica, aunque sus restos se encuentran en gran mayoría derruidos bajo los pies de la ciudad, sobre todo en el barrio del Abaicín.

Lo curioso del descubrimiento del sarcófago es que se ha convertido en uno de enorme valor ya que  este sería el segundo encontrado en Granada, a poca distancia de este y en el siglo XIX, y esto hace que sean sólo tres o cuatro parecidos a este los que se habrían encontrado en los subsuelos Andaluces. Y además, por las particularidades de la misma sepultura, el uso de un material como el plomo, debió de haber pertenecido a un acaudalado Iliberritano.

Ni si quiera los mismos arqueólogos pensaron en ningún momento encontrar nada en la zona, ya que al ser el lugar una “zona de interés arqueológico”, cualquier tipo de proyecto que se desee hacer en el edificio, ya sea nueva construcción (como será el caso) o remodelación, es obligado por ley a que la manzana tenga su estudio. Tanto es así, que aunque hicieron de nuevo estas prospecciones, no pensaron en encontrar lo que finalmente tuvieron frente a ellos.

Y aunque está aún por contextualizar, el siguiente paso será enviarlo al Museo Arqueológico Nacional, sin abrirlo, para que sea allí donde se realicen los trabajos adecuados para poder conocer el marco en el que aquel sarcófago fue enterrado, el ajuar, si es que tiene, que pueda llevar en su interior y la época exacta.

Aunque Granada siempre ha estado marcada por su gran acento árabe, fue ya con Publio Cornelio Escipión hacia el año 200 antes de Cristo cuando puso por primera vez el pie en la zona más tuvieron que esperar a que Julio César llegara a tierras hispanas para luchar contra Pompeyo que determinó finalmente la cultura, organización, moneda y lengua en la provincia de Granada, hasta hubo ciudades que cambiaron su nombre para mayor gloria de los conquistadores: Iliturgi fue Forum Juluim, Artigi (Alhama) fue Juliense y Vesci (Huétor) fue Faventia. Ya en el 31 antes de Cristo, la definitiva llegada de la Pax Romana, Illiberis comienza a crecer poseyendo así foro, anfiteatro, templos, santuarios, gimnasios y termas, extendiendose construcciones civiles y generalizándose acueductos y baños.

Sí, definitivamente Granada fue romana antes que árabe.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario