Se encuentra usted aquí

Encuentran la tumba de una mujer noble Mochica

Viernes 05 de Julio, 2019
La Huaca de Santa Rosa de Pucalá, en Perú, alberga la cámara funeraria más antigua del valle lambayecano. Los arqueólogos trabajan la hipótesis de que tras el colapso de la cultura Mochica hubo en la zona élites con la misma trascendencia.
Tumba funeraria Mochica

Se trata del descubrimiento de la cámara funeraria más antigua que se ha producido en el valle lambayecano en la Huaca Santa Rosa de Pucalá, siendo esta un yacimiento arqueológico que ya ha deparado bastantes y valiosos descubrimientos sobre las culturas que vivieron en la costa norte de Perú entre los siglos I y XIII después de Cristo.

Edgar Bracamonte, director del proyecto arqueológico, en declaraciones a la agencia Andina, dijo que la tumba tiene todas las características propias de los mochicas de Sipán y que corresponde a la fase final del Horizonte Medio. Eso quiere decir: entre los años 900 y 1000 después de Cristo, que sería la época más tardía sobre la cultura del valle Lambayeque.

“La cámara funeraria de adobe tiene techo con vigas de algarrobo, ataúdes de caña, 204 vasijas en miniatura, objetos de metal, dos cántaros cara-gollete con decoración pictórica y muchas ofrendas, además de un acompañante varón” precisó Bracamonte.

Y aunque señaló que no se habla de cultura Mochica en esa época “curiosamente, es de claro estilo Mochica; es decir, después el colapso moche todavía hubo élites con la misma trascendencia y sus personajes fueron enterrados de la misma forma. Eso es algo extraordinario. Esta tumba presenta todas las características propias de los mochicas de Sipán; es la más tardía, de este tipo, reportada en el valle de Lambayeque.”

Antes de que este enterramiento fuera descubierto, en diferente lugar, Santa Rosa, se encontró otra tumba del mismo periodo pero con un ajuar mucho más sencillo. En él se enterró a un hombre con ofrendas de cerámica doméstica, brazaletes de turquesas y conchas así como orejeras de madera con incrustaciones.

Los huari, que fueron los nuevos pobladores de Lambayeque, al parecer adoptaron algunas costumbres ceremoniales Mochicas, aunque el valle no estaba dominado sólo por una autoridad ya que existen evidencias de gobernantes en Sipán, al sur, y en los yacimientos de El Chorro y Ventarrón al oeste.

Falta resolver la incógnita de si los nuevos habitantes de la zona fueron conquistadores o gente pacífica

El descubrimiento de un gran edificio en forma de D en Santa Rosa se produjo en 2018. Dio la pista sobre la población huari, pues su construcción era típica de aquella cultura de Ayacucho. Ahora lo que sería necesario averiguar es si estos nuevos habitantes de la zona, conquistaron el valle o fueron gente pacífica que se instalaron allí y fueron incorporando las prácticas religiosas Mochicas a sus tradiciones.

“Esto es lo que vamos a investigar a partir de este año. El recinto en D huari únicamente fue limpiado y se encontraron evidencias de tumbas que aún no se han excavado, sólo hemos recuperado una de las cuatro identificadas” comentó Bracamonte “Sin embargo, cuando el señor de Sipán gobernaba, entre 600 y 650 después de Cristo, empiezan a llegar, por primera vez, los objetos de Cajamarca y Ayacucho, todavía no sabemos si fue una estrategia política del Señor de Sipán o había una fragmentación del territorio”.

La cultura moche se desarrolló entre los siglo II y V después de Cristo cerca del río Moche. Fueron grandes ingenieros hidráulicos y arquitectos con el adobe, considerados los mejores metalurgistas de la época, dorando el cobre antes que en Europa, y buenísimos ceramistas del Perú antiguo, gracias al fino y elaborado trabajo que realizaron en sus piezas de cerámica.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario