Se encuentra usted aquí

Descubren nuevos tesoros en la ciudad romana de Pompeya

Jueves 05 de Septiembre, 2019
Se han mostrado por primera vez después de ser restaurados un tesoro de gemas y adornos utilizados por las mujeres para atraer la fortuna

La ciudad de Pompeya podría haber sido una más de las cientos que vivían prósperamente en el imperio Romano. Cerca del mar, con un buen emplazamiento para tener buen cultivo, un comercio bastante importante... Pero tenía un pequeño inconveniente que sus habitantes nunca tuvieron en cuenta, se encontraban a los pies de un volcán que estaba “vivo”, el Vesubio. Y fue la erupción de aquel en el 79 d.C que fue sepultada por el magma y las nubes piroplásticas que se lanzaron contra la población.

Aquella noche todo fue caos y miedo, y muy pocas personas lograron salir con vida de aquel infierno. Pasado el tiempo, la ciudad quedó vacía e intacta para disfrute de los arqueólogos que la restauraron y continúan encontrando tesoros entre sus escombros.

Una de sus últimas sorpresas han sido una serie de tesoros que se encontraban en una caja de madera y que probablemente formara parte del patrimonio de una familia que no logró llevárselo con ella cuando la furia del volcán quiso cobrarse la vida de los habitantes de Pompeya. En ella se han encontrado numerosos amuletos, gemas y adornos en fayenza o cerámica vidriada, bronce, hueso o resina que serían usado por las mujeres romanas para atraer fortuna.

Gracias al material volcánico que envolvió a las piezas se han conservado casi intactos y ahora han sido restaurados por el Parque Arqueológico de Pompeya

Gracias al material volcánico que envolvió a las piezas se han conservado casi intactos y ahora han sido restaurados por el Parque Arqueológico de Pompeya y en breve podrán admirarse en la Palestra Grande. La suerte ha tenido mucho que ver con este hallazgo, producido en una de las salas de la conocida como “Casa del Jardín”, situada en la Regio V, donde siguen las excavaciones y los descubrimientos asombrosos, como este.

Y decimos suerte, porque en la caja también se encontraron espejos, colgantes, varias gemas, un broche, una figura antropomórfica, una en forma de mujer en amatista, otra en coralina, un sátiro danzante y una cabeza del dios Dionisos. Por ello, el director general de Pompeya, Massimo Osanna, concluye que estos objetos “de la vida cotidiana en el mundo femenino” de Pompeya y su valor “extraordinario” reside en que sirven para narrar “microhistorias y las vidas de los habitantes que trataron de huir de la ciudad”.

Y sí que es cierto que muchos de los objetos o reliquias que se encontraron casi sin tocar en estos lugares, son de personas que no pudieron escapar de la furia del Vesubio. Por ejemplo en esta casa hacía tiempo que encontraron diez muertos entre mujeres y niños, que aún se está tratando de trazar el parentesco a través de estudios genéticos.

¿Quién sabe si la cajita con joyas no pertenecía a una de estas víctimas?” se pregunta Osanna, que remarca que estos amuletos servían para llamar a la fertilidad, la fortuna y la protección contra la mala suerte. Aunque, apuntamos, si es así, esta vez los pobres no tuvieron mucha suerte al elegirlos, pues no les sirvió de mucho.

Entre esas iconografías, las que buscaban la suerte, se encontraban los falos, el puño cerrado, los escarabajos, la calavera, la espiga o hasta la misma deidad griega Harpocrates, que poco pudieron hacer por estos pobres habitantes de la ya gran célebre ciudad de Pompeya.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario