Se encuentra usted aquí

MAIMÓNIDES

Jueves 13 de Noviembre, 2008
La profundidad de su pensamiento influyó en nombres de la importancia de Spinoza o Tomás de Aquino mientras que sus valientes aportaciones médicas sentaron las bases del desarrollo posterior de esta ciencia. Muy probablemente el conocimiento científico y filosófico habría tenido un desarrollo mucho más lento sin las contribuciones de la genialidad de este cordobés. Por: Juan Acosta, Jaime Cuevas e Iván Blanquer

Libros Recomendados :
HEREJES Y MALDITOS EN LA HISTORIA
EDAD MEDIA

Para descubrir la importancia histórica de Maimónides hay que situarse en el siglo XII, en plena Edad Media, en el contexto de una España árabe. Más concretamente en Córdoba, la capital de Al-Andalus, uno de los centros espirituales de la época, que junto con El Cairo, el Norte de África y Narbona formaban los refugios ante la decadencia de las academias judías en Babilonia. Córdoba era una gran urbe con unas características realmente sobresalientes para la época, poseía más de un millón de habitantes, setenta mil edificios entre viviendas y comercios, más de ochenta colegios y tres universidades, además de alojar una gran biblioteca con más de setecientos mil volúmenes manuscritos. Por todo esto era el centro de la cultura en plena edad oscura europea.
Abu Imram Musa Ben Maimun Ibn Abdalá, también conocido como Rabi Moisés Ben Maimon, Moshé Ben Maimon, o Maimónides para los occidentales, nació un 30 de marzo de 1135, en Aljama de Córdoba. Judío de familia aristocrática, ya que afirmaban descender directamente del rey David, creció junto con su hermano David, futuro comerciante de joyas y su hermana Shulamit, calígrafa que llegaría a ser indispensable en la redacción de los escritos de Maimónides.
Su padre, el juez rabínico Rabí Maimón Hadayán, era conocido como un erudito tanto en el Talmud como en las principales ciencias de la época: astronomía y matemáticas. Poco se sabe de la madre de Maimónides, salvo que murió en el parto, y que posteriormente su padre tomó otra esposa. Una leyenda cuenta que, habiendo rehusado el padre de Maimónides al matrimonio a favor del Talmud, mientras permanecía dormido en su huerto se le apareció Elías ordenándole ir a Córdoba y tomar por esposa a la hija del carnicero, ya que el hijo de ambos tendría que escribir La Segunda Ley iluminando los ojos de todo Israel. Esta leyenda probablemente viene a justificar la unión del padre de Maimónides proveniente de una familia de ilustres rabinos con la hija de un carnicero de origen mucho más humilde.
Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario