Se encuentra usted aquí

Un metro a la villa romana en la Casa de Campo

Martes 12 de Noviembre, 2019
Aunque se sabía que existía una construcción en los alrededores de la Casa de Campo de Madrid, no ha sido hasta ahora que han podido encontrarla.

Corría el año 1933, cuando el arqueólogo y antropólogo José Pérez de Barradas encontró algunos restos de una villa romana en la Casa de Campo. Se trataba de huesos de animales, tierra sellada, teselas de mosaico, cerámica tosca, algún fragmento de estuco y trozos de metal y vidrio, así como el muro de una piscina y un empedrado de cantos rodados. Los restos indicaban que aquella casa romana estaba, o estuvo, donde él pensó  pero, llegó a la conclusión de que aquella construcción debió haber desaparecido con el paso del tiempo..., pero no así todas sus investigaciones.

Han tenido que pasar 84 años para que, entre las vías del metro, en una zona abierta y el arrollo Meaques, además de trincheras republicanas de la Guerra Civil, apareciera el suelo de esta villa romana del siglo II de nuestra era.  Según declaraciones de Borja Carabante, delegado de Medio ambiente y Movilidad de la capital el hallazgo es “de un gran valor histórico y científico para el estudio de la historia de la ciudad de Madrid”.

Entre las vías del metro de Madrid ha aparecido el suelo de una suntuosa villa romana del siglo II

Esta incursión, y posterior descubrimiento, fue dirigido por el arqueólogo Manuel Silvestre y lo que pretendían, consiguiéndolo, ha sido saber exactamente qué tipo de yacimiento era el que tenían en aquella zona.

Desgraciadamente, las ruinas que han sido descubiertas no van a poder ser mostradas en ningún museo o formar parte de alguna colección. Una vez que se estudien y se realicen todos los trabajos necesarios, se comenzará un trabajo de restauración medioambiental que protegerá las ruinas con una capa geotextil. Así que lo que harán será poner plantas autóctonas para convertir el lugar en zona forestal.

Desde el Ayuntamiento de Madrid se ha dejado claro que quieren apostar por la conservación y puesta en valor del patrimonio madrileño. Ya que dentro de este yacimiento que tiene una hectárea de extensión, como hemos mencionado al principio, se han encontrado trincheras de la Guerra Civil, lo que le da a este descubrimiento una importancia aún mayor de la que en un momento se podría imaginar.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario