Se encuentra usted aquí

El hundimiento de una ciudad milenaria en Turquía

Viernes 21 de Junio, 2019
La construcción de una represa en el sudeste de Turquía compromete la existencia de Hasankeyf una ciudad con 12.000 años de historia a sus espaldas.

Situada en el valle del Tigris, la ciudad de Hasankeyf, ubicada al sudeste de Turquía, será inundada y condenada a desaparecer bajo el lago artificial que se creará como parte del proyecto de la represa hidroeléctrica Ilisu, sumergiendo más de 12.000 años de historia.

Y aunque el gobierno turco ha desoído las críticas internacionales sobre la construcción del proyecto, es de “acuciante necesidad” ya que urge electricidad en la zona, siendo esta ciudad, a orillas del río donde floreció la civilización, el Tigris, el único lugar factible para su realización. 

Pero hablemos de lo que se supone quedará bajo las aguas de este inmenso proyecto, ya que en este pueblo se encuentra un enclave arqueológico en el que hay restos romanos, bizantinos, preotomanos y otomanos junto a casi dos centenares de aldeas, en cuyos hogares, casualmente, viven en su mayoría kurdos. El lugar y los acantilados de piedra caliza albergan además, miles de cuevas hechas por el hombre, 300 monumentos medievales y un ecosistema de cañó único creando un museo al aire libre cautivador, que será comido por las aguas del Tigris.

Más de 20 culturas han dejado su impronta en Hasankeyf auhora amenazada por la hidroeléctrica

Son algo más de 20 culturas las que han dejado su marca en esta ciudad, siendo los primeros habitantes quienes construyeron las cuevas excavadas en los acantilados para vivir cerca del Tigris. Después vinieron los romanos, levantando una fortaleza en el año 300 después de Cristo para controlar su frontera oriental con Persia así como el transporte de cultivos y ganados. Más tarde se convirtió en el obispado bizantino de Cephe y en el año 640 después de Cristo fue conquistada por los árabes que dieron paso a los gobernadores de la dinastía turca Artukid, los ayubíes (un clan de jefes kurdos) y mongoles, que la conquistaron en 1.260.

Lógicamente con esta historia, el lugar se encuentra repleto de monumentos de gran valor y de distintas épocas, siendo la más importante, las ruinas del palacio de los reyes Artukid del siglo XII, la mezquita de El Rizk, de 1.409, la tumba cilíndrica del siglo XV de Zeynel Bey (hijo mayor de Uzun Hasan que gobernó durante 25 años la región) siendo su decoración especialmente llamativa con ladrillos esmaltados en turquesa y azul geométricos dando la impresión de un claro vínculo artístico entre Asia Central y Anatolia.

Zeynep Ahunbay, profesor de historia de la arquitectura de la Universidad Técnica de Estambul comenta que “alrededor de 200 sitios diferentes se verán afectados por la presa Ilisu” además añade, “Pero es Hasankeyf el más visible y representativo de todos, debido a su ubicación pintoresca y su rico contenido arquitectónico. Es uno de los sitio medievales mejor conservados de Turquía”.

Zeynep Ahunbay asegura que alrededor de 200 yacimientos se verán afectados

A pesar de tener en contra a mucha gente, incluidos famosos del país, finalmente el proyecto saldrá adelante generando al rededor de 1.200 megavatios de electricidad. Aunque la Iniciativa Hasankeyf ha lanzado un comunicado que se llama “No es demasiado tarde para salvar Hasaknkeyf y el río Tigris” donde aluden a que este yacimiento y el valle del Tigris “son tan importantes históricamente como Efeso, Troya y Capadocia. Cumpliendo además 9 de los 10 criterios de la UNESCO para que el sitio sea considerado Patrimonio Mundial.

Pero de momento, nada se ha paralizado y será a partir de octubre cuando las aguas comiencen a inundar Hasankeyf y los pueblos de alrededor para poder crear la represa tan necesaria para los habitantes de la zona, según el gobierno Turco.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario