Se encuentra usted aquí

Cómo hizo Leonardo un mapa satélite de la ciudad de Imola

Martes 23 de Abril, 2019
Leonardo da Vinci dibujó un mapa satélite de la ciudad de Imola… hace más de 500 años ¿Cómo es posible?
Josep Guijarro

The Royal Collection muestra a través de su catálogo multimedia 266 trabajos de Leonardo da Vinci, elaborados a partir de 1475, entre ellos un sorprendente mapa de Imola encargado por Cesare Borgia para la defensa de la ciudad. Su precisión es asombrosa pues más de cinco siglos después de ser proyectado sigue vigente.

La mayoría de mapas medievales no eran fiables. Mostraban perspectivas a vista de pájaro en la que faltaban zonas determinadas que eran tapadas por los edificios en primer plano. Este mapa de Florencia tomado de las Crónicas de Nüremberg muestra claramente lo que decimos.

Gracias a Leonardo no sólo se pasó de los mapas basados en lo artístico y lo mítico (y que algunos mostraban hasta bestias mitológicas) a unos planos informativos, sino que aún con sus errores, hizo historia adelantándose en cinco siglos a la digitalización que proporcionan los mapas actuales.

Cesare Borgia quería un mapa mucho más preciso y, para ello, requirió los servicios del genio renacentista que ya destacaba por algunos diseños de armas, como la ballesta gigante (año 1500) o la enigmática Última Cena, en 1498.

¿Cómo pudo realizar Leonardo el encargo de su mecenas sin disponer de satélites? La respuesta es: gracias a la “icnografía”.

 Según el diccionario, la icnografía es la delineación de la planta de un edificio. Se obtiene mediante una proyección paralela, perpendicular al plano proyectante horizontal y, por tanto, sin perspectiva. 

Leonardo tomó este método arquitectónico descrito por el ingeniero romano Vitruvio que, además, es uno de los iconos del genio renacentista. Probablemente tomó las medidas con un astrolabio aunque otros creen que Leonardo usó un dispositivo circular que podía medir grados: una brújula. Con un compás, dibujó y grabó la orientación de las paredes de la ciudad y lo hizo en cada giro. Así obtuvo las medidas que necesitaba y explica porque el mapa es circular.

Más extraño resulta explicar cómo realizó la escala; se habla que pudo hacerlo a pie o empleando un odómetro antiguo. Cambió las ruedas por engranajes y midió la distancia dejando caer una bola en un cubo en determinados intervalos, dejando marca en el suelo. Un misterio.

En cualquier caso no se pudo comprobar la precisión de su mapa hasta cientos de años más tarde. Como en tantas otras cosas, Leonardo se adelantó a su tiempo.

El mapa de Imola y el método icnográfico sentaron las bases para nuevos tipos de mapas más de 50 años después. 

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario