Se encuentra usted aquí

Hallan un templo paleocristiano bajo la catedral de Barcelona

Lunes 06 de Mayo, 2019
Una prospección mediante técnicas de georradar ha revelado vestigios de un antiguo templo paleocristiano en la Catedral de Barcelona que fueron posteriormente reaprovechados en época tardoantigua.
Josep Guijarro

Dedicada a la Santa Cruz y a la patrona de Barcelona, Santa Eulalia, una jove virgen que, de acuerdo a la tradición cristiana sufrió martirio durante la época romana, cientos de miles de turistas y devotos visitan todos los años la catedral gótica de Barcelona. El templo original fue erigido entre los siglos XIII y XV sobre una antigua basílica románica. Una reciente prospección realizada con técnicas no invasivas en el subsuelo de la catedral ha revelado los restos del templo románico ya documentado así como los vestigios de un baptisterio paleocristiano que fueron reaprovechados entre los siglos III y VIII.

El estudio ha sido presentado en las jornadas clausuradas el pasado viernes en la Facultad Antoni Gaudí de Historia, Arqueología y Artes Cristianas(FHEAG), en las que analizaron los antecedentes de la catedral a través de investigaciones sobre su patrimonio arquitectónico, artístico, archivístico y arqueológico.

La existencia de la basílica paleocristiana está demostrada desde el siglo IV. Un documento del año 343 correspondiente al Concilio de Sàrdica, en el que consta la asistencia del obispo de Barcelona ya la cita. En otro documento del 599 relativo al segundo concilio Tarraconensis de Barcelona, cita que el templo está dedicado a la Sanctae Crucis.

La advocación a la Santa Cruz es poco habitual, los expertos consideran que es una de las más antiguas del cristianismo cuyo culto se remonta a mediados del siglo VII.

Ahora el georadar ha localizado básicamente el pavimento del templo original y los pies de algunas columna tras el coro de la catedral actual.
Entrando por el subterráneo del Museu d'Història de la Ciutat de Barcelona, se pueden visitar algunos de los restos del baptisterio de la basílica paleocristiana con una piscina octogonal que fueron excavados a mediados de los años 60 por el arqueólogo francés  Frederic-Pau Verrié.

Maqueta del templo y el conjunto episcopal de Barcino alrededor de los siglos VI-VII

A lo largo de las dos jornadas realizadas en el Ateneo Universitario Sant Pacià, se ha presentado otro un estudio que identifica el asiento de consagración de obispos (cátedra) más antigua de Barcelona, como mínimo desde 1058.

Liderado por las arqueólogas Julia Beltrán e Isabel Rodà, el estudio ha determinado que la silla no es gótica sino del siglo XI. Su estructura original está elaborada con seis piezas de mármol romano procedente de Carrara y Proconnesio.

Otros elementos de procedencia romana y tardoantigua  en el interior de la catedral son: el sepulcro de San Raimon de Penyafort, del siglo XIV; la pila bautismal; un trozo de cornisa de un edificio monumental imperial de época románica; y dos losas con fragmentos de inscripciones ubicadas en la plaza Sant Jaume.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario