Se encuentra usted aquí

Emerge en Irak la ciudad perdida de Zakhiku

Jueves 04 de Julio, 2019
La falta de aguas en la presa de la ciudad irakí de Mosul ha dejado al descubierto un increíble palacio del Imperio Mitani, de la Edad de Bronce.

Si hace unos días hablábamos de la gran pérdida de piezas arqueológicas en Turquía por la creación, de una represa, ahora es la sequía en el norte de Irak, concretamente en Mosul, la que ha dejado al descubierto los muros de un palacio con más de tres milenios de antigüedad. Aunque los investigadores ya conocían de su existencia desde 2010, no había sido posible estudiarle hasta ahora que han podido acercarse de manera concienzuda.

Se trata de un palacio vestigio del imperio Mitani, que estuvo gobernando desde el norte de Mesopotamia y Siria entre los siglos XV y XIV antes de Cristo. Fue un estado feudal entre los imperios asirio, hitita y egipcio que se extendió entre la actual Kirkuk, en Irak, y Alepo en Siria, hasta que fue anexionado por hititas y asirios hacia el 1350 antes de Cristo.

La posibilidad que ahora están teniendo los arqueólogos, de la mano de un empresario privado, es, aparte de excepcional, muy importante para poder comprender al pueblo Mitani. Los trabajos que están llevando a cabo han conseguido destapar un gran complejo llamado Kemune, y que por el momento, se cree que pudiera ser la ciudad perdida de Zakhiku datada en la Edad de Bronce, más o menos en el año 1.800 antes de Cristo, lo que lleva a concluir que la ciudad en sí misma tendría al menos 400 años.

El imperio Mitani es uno de los menos investigados del antiguo Cercano Oriente

“El imperio Mitani es uno de los imperios menos investigados del antiguo Cercano Oriente”, explica Ivana Puljiz, investigadora de la universidad alemana de Tübingen y una de las directoras del proyecto. “Hasta ahora, la información sobre los palacios del periodo Mitani sólo está disponible en Tell Brak en Siria y en las ciudades de Nuzi y Alalakh, ambas ubicadas en la periferia del imperio. Incluso la capital del Imperio Mittani no ha sido identificada sin lugar a dudas”.

Los Mitani eran una civilización feudal dirigida por señores de la guerra, por lo tanto el palacio tiene trazas de uso militar en toda su estructura. En su origen se elevaba sobre una terraza sobre la que dominaba todo el valle del Tigris. Dentro del edificio se han identificado varias estancias de las que ocho han sido excavadas. Además, se han hallado pinturas con tonos azulados y rojos y 10 tablillas de barro con los consabidos símbolos cuneiformes.

“Hemos encontrado restos de pinturas murales en tonos azul y rojo brillantes. En el segundo milenio antes de Cristo, los murales eran una característica típica de los palacios de la región pero rara vez se han hallado bien conservados. Así que descubrirlos en Kemune es una sensación arqueológica”, reconoce Ivana Puljiz.

No sólo se trata de una gran sensación arqueología, como dice Puljiz, sino que con este descubrimiento es más que probable que se conozca mucho más sobre este fugaz imperio que según algunos textos encontrados en la ciudad egipcia de Tell el Amarna, escritos en acadio, cuneiforme, muestran que los reyes de Mitani se relacionaban como iguales con los Faraones del país del Nilo y los monarcas de Hatti y Babilonia. Tal fue su igualdad, que el rey Tushratta casó a una de sus hija con el faraón Amenofis III.

Quizás cuando las aguas de la presa vuelvan a subir, tendremos más información sobre la capital de este imperio, Washukanni, que tal vez debió estar ubicada el noroeste de Siria.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario