Se encuentra usted aquí

Disputa entre países por el tesoro de los Güelfos

Miércoles 26 de Junio, 2019
Los descendientes de un comerciante de arte judío reclaman el llamado Tesoro de los Güelfos.
Josep Guijarro

El Brazo de San Blas, un relicario de cristal de roca y plata dorada de Egipto con un diente de Juan el Bautista, la Cruz de los Güelfos y otros 140 objetos sagrados, conforman el tesoro de los Güelfos que se exhibe en el Museo Kunstgewerbe de Berlín.

Se denominó Güelfos a la facción de la casa de Baviera (los Welfen, de donde proviene el término) que, desde el siglo XII, apoyó al Papa contra el Sacro Imperio Romano Germánico. La Casa de Welfen comenzó a aportar reliquias en el año 1030 a la catedral de Braunschweig para ganar relevancia y contribuir a la prosperidad comercial de la ciudad. En 1545 se añadió a la colección el tesoro eclesial de Cyriakusstiftes conformando la colección religiosa más importante de la época.

Está valorado en 250 millones de euros y su posesión está en disputa desde hace cuatro años entre Estados Unidos y Alemania

Y es que, aunque la catedral de Braunschweig custodia las reliquias, la propiedad de la colección siempre estuvo ligada a la familia Welfen hasta que acuciado por las deudas, el duque Ernesto Augusto, tuvo que venderlas por 7,5 millones de marcos en 1929. Entonces pasó a cuatro coleccionistas judíos de Frankfurt que, con el estallido de la II Guerra Mundial y el ascenso del nazismo, tuvieron que deshacerse de 44 de aquellas joyas malvendiéndolas al único postor: la Fundación del Patrimonio Prusiano.

Y, claro,  terminada la guerra, dos de los herederos de aquellos coleccionistas judíos,  Alan Philipp y Gerald Stiebel, nieto y sobrino nieto respectivamente, entablaron en 2014 una batalla legal para recuperar el tesoro. Hace ahora un año, consiguieron una sentencia favorable. La Corte consideró la venta realizada en 1933 por 4,5 millones de marcos como expolio de los nazis, pero Alemania no se dio por vencida y apeló ante la Corte Suprema quien tiene qué decidir quién es el dueño legal de las joyas de arte. Entre tanto, el tesoro de los Güelfos fue incluido recientemente en la lista de patrimonio cultural lo que significa que sólo el ministro de Estado para la Cultura puede ahora autorizar su salida de Alemania, la administración estadounidense tensa ahora la cuerda entre los dos países.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario