Se encuentra usted aquí

Nº 173, Noviembre 2019

La vida privada y las mujeres de Felipe II, el rey del amor

Cuando Felipe era todavía príncipe, se concibió su pronta unión matrimonial para favorecer los intereses de España. La monarquía volvió los ojos a Portugal con vistas a una futura unión dinástica entre ambos reinos. Manuela de Portugal, prima del español, fue la elegida, convirtiéndose así en la primera de las cuatro esposas del monarca, a la que siguieron María Tudor, Isabel de Valois y Ana de Austria, que le dio a su heredero, Felipe III. Aparte de esos matrimonios, concertados todos por razones políticas, Felipe II descubrió los placeres de la carne de la mano de su amante Isabel Osorio, cinco años mayor que él y dama de compañía de su madre, la emperatriz Isabel.

Exploraremos cementerios del mundo. Te proponemos un viaje por los cementerios más bellos del mundo, desde Europa hasta Oceanía, pasando por América, Asia y África. Algunos son tan populares como el parisino de Père Lachaise o el de la Recoleta de Buenos Aires, y otros apenas nos sonarán. En España la ruta incluye recintos tan imponentes por sus dimensiones como La Almudena de Madrid o tan sugerentes como el cementerio alemán de Yuste.

Y para terminar Chernóbil, el Apocalipsis encubierto.  El 26 de abril de 1986, la explosión del reactor número 4 de la central nuclear de Chernóbil sumió a la ciudad ucraniana de Prípiat en una desconocida edad de las tinieblas. Las partículas radiactivas se dispersaron por todo el planeta y la tragedia no tardó en concernir a la humanidad entera, pese a la opacidad del régimen soviético, que silenció las dimensiones de la catástrofe. Una reciente serie de televisión ha recuperado las circunstancias que condujeron a ese Apocalipsis encubierto, cuyas consecuencias seguiremos sufriendo durante los próximos miles de años.