Se encuentra usted aquí

Los mitos de la División Azul

Jueves 30 de Mayo, 2019
El dictador Franco decidió apoyar la invasión de la extinta Unión soviética con una división de voluntarios que, en realidad iban a luchar contra el comunismo de Stalin. Fue una sangría de vidas humanas que está rodeada de falsos mitos.

En junio de 1941, un ferviente sentimiento anticomunista lanzó a 50.000 voluntarios españoles a enrolarse en la División Azul. Estaban convencidos que  Rusia era la culpable de la Guerra Civil Española. La idea partía, nada menos, que del filonazi Serrano Súñer, quien había tenido una estrecha amistad con José Antonio Primo de Rivera en sus años mozos y había contraído matrimonio con la hermana de Carmen Polo –la mujer de Franco– en 1931. Nos ha llegado una idea mítica, mezcla de heroismo y  valentía fomentada por el régimen pero hay algunos mitos que vamos a depejar. 

No hubo presos ni reclutas forzosos en la División Azul

Un primer mito es el que sostiene que en la 250.ª División de Infantería, como se conoce, también, a esta unidad de voluntarios hubo presos sacados de las cárceles y reclutas forzosos. En absoluto. La información procede de la BBC con efectos propagandísticos. Al terminar la II Guerra Mundial, el embajador británico en España, Samuel Hoare, publicó un libro donde asegura que todas las afirmaciones de que los divisionarios eran carcelarios eran falsas.

La mayor parte de voluntarios del primer reclutamiento fueron militares veteranos de la Guerra Civil española y el resto fueron simpatizantes de la Falange y del bando nacional. 

Un segundo mito es que muchos de los integrantes de la División Azul que se desplazaron 5.000 kilómetros para luchar contra Stalin lo hicieron a causa del hambre que sufrían en España y las condiciones que vivieron en el frente ruso eran mucho más terribles que lo que dejaban en casa..

La División Azul no fue situada entre el frente y los alemanes, no fue 'carne de cañón' de la Wehrmacht

Otro mito que asegura que la División Azul fue empleada como «carne de cañón» por los alemanes sin reparar en el coste de vidas pero tampoco es así. Los voluntarios españoles estuvieron siempre bajo mando español aunque cierto es que supeditado al Alto Mando alemán como cualquier otra división. Estuvo flanqueada siempre por otras divisiones de la Wehrmacht, actuando en paralelo con ellas. 

Como sabemos, la última misión de envergadura de la División Azul fue la batalla de Krasny Bor, en febrero de 1943. Cuatro mil quinientos españoles se batieron el cobre contra 44.000 soviéticos, siendo la mortandad muy elevada. Su arrojo mereció los elogios de los mandos del ejército alemán. 

De los 50.000 voluntarios sólo regresó a España un 10%. Unos cientos fueron recluidos en los gulags, en unas condiciones que no mejorarían hasta la muerte de Stalin en 1953. De hecho, la mayor parte de ellos volverían a España un año más tarde a bordo del buque Semíramis.

El teniente Ezquerra nunca estuvo en el frente de Berlín y, por tanto, no pudo ser requerido por Hitler

Por último hay que hacer referencia al teniente Miguel Ezquerra Sánchez, un falangista que terminada la guerra publicará su libro Berlín a vida o muerte en el que explica su papel en la División Azul recreándose en episodios heroicos sobre su papel en las operaciones contra los Aliados en la batalla de las Ardenas o en el célebre desembarco de Normandía. Pero lo más increíble es que asegura que durante al asedio a Berlín, en abril-mayo de 1945 el mismísimo Hitler le habría recibido en su búnker para concederle la Cruz de Caballero.

El historiador Carlos Caballero Jurado, autor para más señas del libro La División Azul. De 1941 a la actualidad prueba que este episodio sólo tuvo lugar en la mente del teniente de Canfranc con el fin de presentó reclamar la pensión que le pudiera corresponder. Gestión que efectuó el 12 de agosto de 1965 en la embajada alemana de Madrid.

Hay más, Miguel Ezquerra apenas estuvo un mes en el frente pues tuvo que ser  evacuado a un hospital tras resultar herido durante un enfrentamiento con los soviéticos y fue repatriado el 12 de octubre de 1943.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario